Portal de Boira o de la Moneja

Uno de los aspectos más destacados del patrimonio arquitectónico comarcal es la gran cantidad de poblaciones que estuvieron amuralladas durante la época medieval y moderna. De las diferentes fases de fortificación de Ráfales -que estuvo bajo el dominio de la Orden religiosa-militar de Calatrava- se conservan, además de la estructura del trazado urbano, varios elementos como los restos del castillo y del lienzo de muralla, un torreón y varios portales.
El Portal de Boira o de la Moneja era la puerta de las murallas que daba acceso a la villa por el lado norte.
De la construcción original se conserva gran parte de la pared exterior de mampostería y el arco de entrada de medio punto adovelado. Posteriormente, se construyó una casa en la parte superior, a la que se accede lateralmente desde el lado intramuros. Esta vivienda, que se apoya sobre un paso cubierto adintelado con el techo de envigado de madera, presenta interesantes elementos propios de la arquitectura popular tradicional: los aleros de madera, la barandilla de madera labrada, una pared de cañizo y madera con el enfoscado de cal teñida de añil…
Del resto de portales de la población destacan el de la Villa y el de San Roque, que junto con la Lonja configuran una compleja estructura arquitectónica; también se conservan los restos del arranque del portal situado al final de la calle del Arrabal.

Más información:

«Catálogo Monumental y Artístico del Bajo Aragón»

(Fundación Quílez Llisterri)


Share This