Laformaba parte de la muralla medieval de la población que cerraba la villa y en cuyo interior se encontraban la iglesia y el castillo.
Este torreón protegía una de las entradas a la población, probablemente la principal, que posteriormente se denominó portal de San Roque. Esta estructura de vigilancia y defensa debió de construirse entre los siglos XIV y XV, después de la edificación del castillo Calatravo de Ráfales que se estima en el s. XIV. En línea recta, siguiendo los restos de la pared de la muralla, se ubica otro torreón adosado a la iglesia.
El edificio es de planta casi cuadrada y tiene pocas aperturas al exterior, como corresponde a su carácter defensivo, exceptuando una ventana en la parte superior que fue ampliada posteriormente al modificarse su cubierta para formar parte de una vivienda, casa(el heredero). Está construida con paredes de mampostería y la esquina adosada al Ayuntamiento es de piedra de sillería, lo cual indica que el edificio consistorial se construyó más tarde, durante el s. XVI en una ampliación del entramado urbano de la población.
Después de perder su carácter defensivo, lapasó a formar parte de la casa, una familia de terratenientes que era propietaria de gran parte del término municipal. En la actualidad es de propiedad privada.

Más información:

«Catálogo Monumental y Artístico del Bajo Aragón»

(Fundación Quílez Llisterri)


Share This